‘En mi mente nunca hay silencio’; retratos de los ‘panzudos’ de SCLC

‘En mi mente nunca hay silencio’; retratos de los ‘panzudos’ de SCLC

by admin

Redacción//Divergente.info

“En mi mente nunca hay silencio” es una serie fotográfica del fotógrafo chiapaneco Diego Moreno, quien ha sido becado por el World Press Photo y su trabajo ha sido mostrado en galerías de todo el mundo.

Chile, Taiwán, Malasia, Ámsterdam, Londres, España y Brasil son algunos de los lugares en los que se ha exhibido su trabajo.

Los ‘panzudos’ y los ‘mercedarios’

En la serie “En mi mente nunca hay silencio” Diego Moreno conjuga las imágenes ancestrales con escenas familiares cotidianas. El trabajo fotográfico está basado en “los panzudos” y los “mercedarios”, personajes que acompañan a la Virgen de la Merced en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

la fiesta se celebra cada año el 22 de septiembre, además marcan el inicio de las celebraciones de uno de los primeros barrios fundados en la ciudad de San Cristóbal, y se sabe que, comenzaron a conmemorarse desde 1537 con la llegada de los primeros mercedarios a la ciudad, pero que se formalizaron cuando se formó el barrio en 1637.

En esta tradición, los “panzudos” son los sucesores de lo que se conocía como los famosos moros.

De acuerdo a registros históricos, se tiene evidencia fotográfica de “panzudos” desde 1927, aunque se cree que surgen años atrás.

Su atuendo consistía en un sombrero de palma medio desgarrado, se ponían lentes y una almohada debajo de la camisa, para que les quedara grande y se deformara su complexión.

Esta deformación hace analogía de las personas pecadoras, vistas como personas feas y que siempre van atrás de la virgen porque se convierten en católicos y séquitos.

Mediante sus fotografías, Diego Moreno explora las tradiciones de Chiapas y su vínculo con las representaciones de la enfermedad y la muerte.

Conoce aquí un poco más de su trabajo: @diiegotv

 

Artículos relacionados

1 comment

Francisco ÁlvarezQmayo 17, 2019 - 6:38 pm

Felicitaciones calurosas a Diego Moreno, por sus excelentes y naturales fotografías surrealistas de los Panzudos, el carnavalesco espectáculo de las festividades del casi 5 veces centenario barrio de La Merced en San Cristóbal de las Casas:
Imagino que los seres inicuos que se retratan en esta colección, y los que se recrearon y recrean cada vez que está por comenzar la Fiesta de la Virgen de la Merced, son reminiscencias de los “seres de lodo, de piedra, de palo o de carrizo, pero muy malvados: seres inicuos malhechos o muñecos con fieros rostros de insaciables bestias o crueles psicópatas ”que no sabían hablar ni cantar, ni danzar, ni decir poemas, ni hacer música ni teatro, ni sabían dar gracias de ninguna manera a sus creadores”: Solamente se dedicaban a ser malvados, a comer con gula insaciable todo lo que había, para luego aterrorizar y maltratar a las cosas, a las plantas y a los animales, hasta que los creadores se cansaron de esa situación caótica, grotesca, espantosa, carnavalesca, y enviaron un diluvio de tormentas, relámpagos y fuego, que acabaron con todos los seres horribles que se habían creado, para volver a comenzar, así que la Abuela Xmukané y el Abuelo Xpiyakok crearon una nueva especie: la humanidad de masa de maíz nixtamalizado, que actualmente es nuestra carne, y es la que prefieren los númenes cradores, para que se cumpla el sagrado Pacto: Ellos nos dan la Vida y el Sagrado Alimento, y nosotros a cambio de la Merced de Vida Buena que nos dan, les damos anualmente sus Festejos: Alegría, rezos, incienso, cohetes, música, ofrendas y divertimento, a los que está bienvenido TODO el MUNDO, inclusive aquéllos monos, muñecos, changos, peludos, gordísimos y monstruosos, contrahechos,ya que fueron intentos fallidos, tanto por su propia mala voluntad y tendencia a ser malvados, como por la falta de experiencia y aprendiz capacidad de sus fallidos creadores, por lo que regresan cada año, para ver si ya por fin purgaron sus condenas, se limpiaron sus culpas, y la virgen de la Merced les otorga el perdón, para que ya puedan descansar bien sus panzudas almas….

Reply

Leave a Comment