Zapping | El amor no es cosa humana

Zapping | El amor no es cosa humana

by admin

Por @Vlátido

Uno

Hace días le contaba a una amiga sobre mi intento fallido de convertirme en jardinero. Sin embargo, le decía, sé que las plantas resultan terapéuticas, sirven para curar el mal humor y otros chunches del alma. Cuando murió Gorbachov, mi perro, sembré un limón en la jardinera. Nunca he esperado que ese limón crezca y dé frutos. Cuando lo sembré, eché en el mismo hoyo las cenizas del Gorba. A veces le hablo porque sé que él está ahí, atento, alegre, siempre dispuesto a escuchar. Mi limón no crece, a veces se enferma. Cuando esto sucede pienso que recoge mis malos ratos.
Después recordé un texto que escribí sobre Toto, otro perro que me acompañó en mis apenas lejanos años de estudiante universitario, también a propósito de su muerte. (Leer: https://bit.ly/2Sou39i) Pensé entonces en las relaciones parasociales, en aquel vínculo emocional que establecemos con nuestras mascotas, con otros seres vivos, como las plantas, y también con personajes de ficción, los de nuestras series favoritas, de las películas entrañables, de las novelas preferidas.

Dos

Hace unos días encontré en las redes sociales una imagen en la que un perrito se halla al lado de una chica mientras ésta se acicala al espejo. El texto que acompaña a la imagen explica que las mascotas también se enamoran de sus dueños. La razón es que el amor, dicen los amargados, no es más que un proceso químico que ocurre en nuestra cabeza (y en la de nuestras mascotas).
En casa tenemos gatos y perros. Evoqué a dos de ellos al mirar la foto que les comento. Cada vez que se sube a la cama, Lenin Chinaski, uno de mis perros, corre hacia mí, se avienta para recostarse en mi pecho. Me pide abrazos y besos. No deja de menear la cola mientras permanecemos en la misma habitación. Se vuelve indiferente en mi ausencia.
José Pardo, el gato, huye de mí nomás al verme. Solo me busca para pedir comida. Cuando no es hora de sus alimentos, se refugia en los brazos de Emilio: duermen juntos, posan para la selfie, se funden en tardes eternas.

Tres

Otras veces he dicho mi admiración por Jessica Jones, la heroína de los comics de Marvel. No volveré más. Pero algo así sucede con personajes como Henry Chinaski, el vago alcohólico de Bukowski. Por eso, adivinaron, el segundo nombre de Lenin.
Otros personajes de ficción, artistas que los encarnan, también son materiales oníricos y de utopías. Algunas veces este enamoramiento sucede desde la adolescencia o juventud y continúan por largo tiempo. La cosa es tal que algunos de ustedes conocerán cuartos tapizados de posters; tatuajes en nefandas partes; defensas a ultranza frente a desbordadas críticas; pijamas y otras tecnologías del sueño, la mercadotecnia y el amor. ¿A poco no?

Léeme en www.zzapping.blogspot.com
Tuiteo como @vlatido

Artículos relacionados

Leave a Comment

error: Contenido protegido