Marcopolo Heam//Divergente.info.- Son las 4:30 de la mañana, en el Mercado del Norte los camiones frigoríficos ya se encuentran estacionados en cada local correspondiente, listos para ser descargados. Los trabajadores empiezan a sacar cada una de las cajas en las que vienen los productos marinos, en un carro el pescado, en otro el camarón y en otro la jaiba y así sucesivamente.

La gente, que en su mayoría compra por mayoreo, espera en el pasillo de los locales que la mercancía sea colocada para su venta y así empezar a escoger el de su mayor agrado.

La Central de Abastos de pescados y mariscos

La principal atracción de este mercado es la venta de estos productos marinos comestibles, es como la central de abastos, pero de pescados y mariscos; acá los restauranteros y amas de casa vienen a surtirse para sus diversos alimentos del día o la semana.

Conforme van pasando las horas, hombres y mujeres vienen a surtirse  de la diversidad que se encuentra, aunque la venta va muy lenta a comparación de otros años, “sobre todo para ser miércoles de ceniza” dice don Rubén Barrera, propietario del local Los Turulos, quien esperaba más afluencia por este día religioso, pero cada año es menos la asistencia de clientes, porque la gente va cambiando de religión y principalmente por los vendedores ambulantes quienes dan más barata la mercancía, “pero la calidad es mucho mejor acá, ellos lo transportan en el día, asoleándose, no pagan impuestos, luz, empleados;  aquí viene en camión bien selladito, cerrado, fresco, del día”.

Todos los días a partir de las 4:30 de la mañana hasta las tres de la tarde se encuentra abierto para comercializar los productos, entre los cuales se puede encontrar jaiba, pulpo, sopa de mariscos, calamar crudo y cocido, camarón seco, pinza y pulpa de jaiba, pulpa de camarón, salmón, atún, marlin, langosta y caracol; todos traídos de Paredón, en la costa de Chiapas, donde se extraen los pescados y mariscos, “a excepción del camarón grande que viene del estado de Sinaloa porque en el estado no se da”, explica don Rubén.

Alrededor de 10 personas trabajan en estos dos locales de “Los Turulos” que tiene 20 años de estar abierto al público, sus carros viajan a la costa tres o cuatro veces por semana para tener producto fresco, por algo le llaman la central de abastos de pescados y mariscos “acá vienen a surtirse todos los mercados de la ciudad y colonias: San José Terán, Plan de Ayala, San Cristóbal de las Casas, Villaflores, Ocosingo”.

El día va clareando, de la oscuridad de la madrugada a la luz tenue del amanecer la venta continúa, dos kilos, cinco kilos, 10 kilos, 20 kilos, 50 kilos, la gente va cargando sus pescados en bolsas o cubetas.

Mojarra, tilapia, jaiba y camarón fresco es lo que más se vende; es mejor llegar temprano para agarrar las primeras piezas frescas de producto.

Hoy inicia la temporada de cuaresma, pero aún así para cualquier día, un buen lugar para adquirir sus productos puede ser el Mercado del Norte, un lugar que desde hace algunos años se ha vuelto una tradición en el ámbito de los pescados y mariscos en la capital chiapaneca, con 34 locales en las que se pueden encontrar una diversidad de productos que darán placer a su paladar.