Zapping | Periodismo y ciencia ficción

Zapping | Periodismo y ciencia ficción

Recientemente me regalaron dos libros. Fue el día de san Prudencio, según el calendario. Así me debí haber llamado

by Divergente.Info


Por @Vlátido

 

Uno

Recientemente me regalaron dos libros. Fue el día de san Prudencio, según el calendario. Así me debí haber llamado. Pero en la década de 1970 todavía se hablaba de comunismo entre muchos profesores, afortunadamente. Quienes me los regalaron saben lo que me gusta: leer y punto.

Se trata de Cuentos completos (Minotauro, 2020), de Phillip K. Dick y La tercera guerra mundial ya está aquí (Martínez Roca, 2022), de Cristina Martín Jiménez. Curiosamente, ambos aparecen bajo subsellos de Planeta.

Son obras de naturaleza distinta, pero atravesadas por la ficción.

 

Dos

Mientras comíamos para celebrar el motivo del regalo, le decía a Talita que en una plataforma de pelis a demanda está una serie basada en cuentos de Philip K. Dick. La serie se llama Electric dreams. Seguramente los amantes de la ciencia ficción y las distopías maratonearon con ella.

            En el “Prefacio” de sus Cuentos completos, Phillip explica la ciencia ficción. No es un futuro lleno de tecnología -escribe- porque también la historia puede ser contemporánea o pasada. Tampoco se trata de situaciones, seres y lugares fantásticos, porque “la ciencia ficción trata de aquello que la opinión general considera posible bajo determinadas circunstancias”.

            Sentencia:

“…Esta es la esencia de la ciencia ficción, la desfiguración conceptual que, desde el interior de la sociedad, origina una nueva sociedad imaginada en la mente del autor, plasmada en letra impresa y capaz de actuar como un mazazo en la mente del lector, lo que llamamos el shock del no reconocimiento. Él sabe que la lectura no se refiere a su mundo real”.   

     

Tres

En La tercera guerra mundial ya está aquí, Cristina Martín Jiménez desarrolla aspectos de teorías conspiranoicas respecto a lo que llama Tercera Guerra Mundial, cuyo principal campo de batalla ocurre en la manipulación de las conciencias.

            La autora es periodista con estudios de doctorado en Ciencias de la Comunicación. Las páginas iniciales de su libro, al menos las dos primeras de cuatro partes que organizan su totalidad, suponen que la pandemia no es pandemia, sino un plan maestro de sometimiento social a través del miedo.

            Desde esa perspectiva tergiversa la información sobre la Covid; reproduce las versiones antivacunas; se asume negacionista y se aventura, como la ficción, a crear mundos paralelos.

            Periodismo de ficción, pues. A diferencia de la obra literaria de Phillip K. Dick, el periodismo de ficción se escribe desde el cinismo, pues imita sus pretensiones de verdad, pero paradójicamente también tergiversa con la finalidad retórica de llamar a disentir de los discursos hegemónicos.

Cuatro

Son dos obras de ficción que, curiosamente, como he dicho, se publican en Editorial Planeta. Aunque privilegien sus mundos ficticios, su calidad es distinta. Mientras leía me preguntaba e imaginaba a los editores: ¿qué pensarían cuando preparaban las publicaciones? ¿Disfrutaban a Dick y reían del despropósito de Martín? ¿Al revés? Por lo pronto volví a leer en papel. Ocurre que últimamente lo hago en mi dispositivo móvil, una iPad vieja que ya nadie usa en casa. ¿Nos imaginábamos hace 20 años una práctica de lectura así? Sólo en las novelas de ciencia ficción.  

Tuiteo como @vlatido

www.zzapping.blogspot.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

error: Contenido protegido