fbpx

Zapping | La cicatriz de Ulises

by admin

Por @Vlátido

Uno

Marc Bloch se preguntó en El oficio del historiador (1949) por la fijación en el origen, la ansiedad que atañe a quienes estudian el pasado. Hallaba las respuestas en el ethos católico, en la idea de creación, el inicio de todo. Por otro lado, Eric Auerbach, en Mímesis (1942), a propósito del estilo narrativo de Homero en La Odisea, señala el recurso del pasado cuando Ulises, al ser descubierto por su cicatriz, narra el acontecimiento que le provocó la herida, es decir, el origen de esta huella de piel.

Lo anterior sugiere que estamos hechos de historias, de su polvo. En cualquier ámbito de nuestra vida, en el espacio público y privado, recordamos los orígenes, los momentos primigenios que configuran lo que somos. Algunos son fieles, otros están a merced de la idea más ramplona de ficción, y son ellos mismos variaciones ocurridas en un tiempo imaginario. El rock no es la excepción.

 

Dos

Recién apareció un disco recopilatorio de bandas de rock chiapanecas. Se trata de La escena del Sur. Un rescate de grabaciones de rock en Chiapas. Compilado por Daniel Trejo Sirvent, se recuperan grabaciones de bandas de la década de 1980, como Trimonio y Metamorfosis, hasta la década del 2000 y unos años después. Más que disco, resulta ser un documento en el que, como tal, los registros sonoros son fuente de información para la historia del rock local.

Como es de suponerse, existen pocas grabaciones de los inicios del rock en Chiapas. Algunas producciones discretas, demos por ahí, grabaciones de ensayos o conciertos que se transmitían por la radio. Sin embargo, estas grabaciones develan una narrativa en construcción, todavía sin forma definida, que recuerdan -como la cicatriz de Ulises- el origen de una herida que muestra la emergencia tardía de la cultura del rock en el sureste mexicano.

Tres

La escena del Sur no se reduce a grabaciones de estudio o caseras. Junto a ellas no debemos soslayar el circuito que posibilitó la cultura del rock, al menos desde principios de los años 80 del siglo pasado. Me refiero a los espacios para los toquines, parques, estacionamientos, cafeterías, bares; las tiendas de discos y revisterías, los fanzines.

Entre los documentos (prurito de historiador) estos últimos, los fanzines. En esa década ochentera se publicó Rock’N’Chiapas, un fanzine editado por José Luis Gómez aká el Kiss. En él se publicaban reseñas de tocadas locales, novedades discográficas, presentaciones en las instalaciones del viejo CREA o en el Parque Morelos, además de otras actividades que promovían al rock. No hace mucho, el Kiss subió a redes los ejemplares del fanzine (puedes consultar aquí: https://www.facebook.com/rocknchiapas).

 

Cuatro

A estas alturas ya todos se saben la polémica que causó la docuserie de Netflix Rompan todo. La historia del rock en América Latina. Solo como apostilla: Ni es la historia, ni todo es rock, ni es de América Latina.

Rompan todo es un relato del rock en formato para la postelevisión, como los servicios de streaming. Pero al margen de lo que esto implica, reproduce una narrativa en apariencia dominante, nada nuevo: el rock mimético, la censura, el auge del rock en tu idioma y su diversificación. Es la narrativa de los media, pero existen otros trabajos de investigación, en otros circuitos, que fragmentan este relato.

Tampoco todo es rock, a menos que por esto se entienda, lugar común, puntos de quiebre y no continuidades, no solo musicales sino también vitales. De ser así todo y nada es rock. Finalmente, es el relato del rock de México y Argentina, dos países cuya industria cultural compite por la hegemonía en América Latina.

Bueno, al menos descubrí a Los Saicos.

 

Léeme en www.zzapping.blogspot.com

Tuiteo como @vlatido

 

Artículos relacionados

Leave a Comment