Guillermo Rodríguez//Divergente.info.- Comencemos por lo básico. The Evil Within 2 es la versión mejorada de su antecesor de 2015 en muchos aspectos, y por mucho, una experiencia más completa y gratificante de principio a fin, con mayor libertad y acción, además de una historia que te engancha de inicio.

Gráficamente luce mejor. Gracias al motor Stem que implementa Tango Softworks en esta ocasión (no más líneas negras para agregar ese toque “cinematográfico” como en el primero) por fin podemos disfrutar de gráficos a pantalla completa, y si tienen un PS4 o Xbox One X, incluso a 4K escalado y con efectos HDR.


Sebastian está de regreso

En The Evil Within 2, volvemos a tomar el papel del ahora retirado detective Sebastian Castellanos, quien recibe una oferta y revelación que lo llevará a sumergirse en Stem por segunda ocasión y afrontar los peligros y miedos que ahí se han desatado de nueva cuenta.

En esta secuela del directo Shinji Mikami, lo lineal es opcional, y podremos completar misiones secundarias que nos harán comprender mejor la historia de lo que ocurre dentro de Stem y de quiénes son sus creadores: Mobius.

El juego se desarrolla dentro de una ciudad virtual llamada Union, donde Sebastian tendrá que investigar el paradero de su objetivo principal, formando alianzas y desbloqueando nuevas áreas mientras mejora poco a poco su arsenal contra las nuevas amenazas que ahí le esperan.

 

La unión… no, esa unión no

Al ser un sistema de juego semi abierto, se siente mayor libertad de movimiento, que permiten explorar y recuperar muchas recompensas que te motivarán a recorrer cada rincón de Union antes de continuar con la historia principal. Recuerda, mientras más mejoras a tu personaje y arsenal, más placentero será derrotar a tus enemigos.

Buscar documentos, piezas de armas especiales, pólvora y partes metálicas, hierbas y recuerdos, son solo parte de las cosas que se pueden hacer. Derrotar a tus enemigos con sigilo siempre tendrá mejores recompensas, pero el juego también te permite utilizar el entorno para provocar destrucción. Pero como en todo survival horror, lo ideal y recomendable es guardar la munición pesada para los jefes.

¡Qué demonios!

Las batallas con los jefes son de lo más intuitivas. No se necesita mucho análisis de la situación y el entorno, o de morir mil veces para darte cuenta de lo que se puede hacer para acabar con los jefes. Mayor satisfacción, menos frustración.

Por fortuna los enfrentamientos no son agobiantes, aparecen en los momentos y en cantidades adecuadas. Si eres un explorador, notarás que si “cepillas” una zona no tardará poco en que algún evento provoque que vuelvas a pelear para avanzar. Pero no te preocupes, tampoco son infinitos. Podrás crear zonas seguras a donde huir en caso de ser perseguido por alguna horda de muertos vivientes hambrientos.

¡Muy bien hecho, director!

Esta ocasión, el creador de la saga Shinji Mikami dejó la batuta del proyecto a John Johanas, bajo el argumento de que era el momento de dejar a gente joven explotar su talento. Vaya que fue acertado.

La historia se desarrolla y se desenvuelve magistralmente. Los cortes cinematográficos y la música no son agobiantes y las escenas de acción son justas para disfrutar de la historia con las diversas situaciones que se presentan a lo largo del juego. Incluso alguien que no juega puede ver a la pantalla por horas y maravillarse con la narrativa de este juego, sin ningún problema. De principio a fin acompañar a Sebastian Castellanos en su camino de redención y sacrificio.

 

No es un mundo ordinario

The Evil Within 2 es un gran juego, con la dosis necesaria pero tan adictivo que una vez que lo tomas no querrás soltarlo. Quizá te baste un fin de semana para terminarlo en dificultad normal y sin descubrir todos sus secretos, pero lo ideal es llevarlo poco a poco.

Para esta reseña el juego se completó en 27 horas, múltiples muertes y un escaso porcentaje de cosas por descubrir, pero aún así, sin descubrir. Lo cual lo convierte inmediatamente en ese juego que quizá podrías rentar o conseguir prestado. Sin embargo, si ya jugaste o tienes el primero de la saga, definitivamente deberás comprarlo después de leer esta reseña.