Monterrey, Nuevo León. Conacyt/Divergente.info.- Una de las tendencias tecnológicas que está revolucionando la industria mexicana es la impresión tridimensional (3D) en donde un grupo de jóvenes ingenieros en mecatrónica ha innovado con una máquina impresora, además de inaugurar el primer centro de impresión en Nuevo León.

3D Factory MX se suma al creciente grupo de empresas mexicanas que imprimen con tecnología 3D en Nuevo León y que, además de distribuir sus propias impresoras y ofrecerlas a un precio accesible, también brindan soporte técnico y cursos de capacitación para operar los equipos.

La impresión 3D es la tecnología de fabricación de un modelo tridimensional a físico, a partir de un archivo digital. Es la forma más práctica y exacta de fabricación que permite crear objetos a partir de las tintas especiales aditivas que se funden y van formando capas hasta lograr la altura y forma de los objetos.

3D Factory MX se suma al creciente grupo de empresas mexicanas que imprimen con tecnología 3D en Nuevo León. Foto: Conacyt/Divergente.info

3D Factory MX se suma al creciente grupo de empresas mexicanas que imprimen con tecnología 3D en Nuevo León. Foto: Conacyt/Divergente.info

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Emprendedores a la vista 

Al percatarse de que esta tecnología no había llegado a Nuevo León, Hiram Uribe Hernández, Erick Ramírez Cedillo, Ricardo Zablah y Diego Zúñiga crearon en febrero de 2014 el centro de impresión 3D. El grupo de emprendedores se conoció en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) mientras cursaban la carrera de Ingeniería en Mecatrónica.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el grupo de jóvenes ingenieros en mecatrónica explica los inicios de su proyecto y las expectativas que tienen sobre la tecnología 3D.

“Al ver que esta tecnología estaba avanzando en otras partes del mundo y que en Monterrey aún no había llegado, lo platicamos entre los cuatro socios y vimos que era una buena oportunidad de negocio, por lo que decidimos invertir en esta tecnología y traerla a Nuevo León. Lo primero que hicimos fue comprar una impresora a mediados de 2013 y empezamos a mejorar sus piezas fabricando algunas similares pero más económicas y fáciles de reparar, comenzamos imprimiendo piezas para compañeros hasta que decidimos consolidar la empresa”, indicó Uribe Hernández.

“En un inicio empezamos en una de nuestras casas, con el primer equipo hacíamos trabajos y los entregábamos, hasta que vimos que esto era una tendencia que estaba revolucionando la industria y decidimos formalizar la empresa en septiembre de 2014, abriendo el primer centro de impresión 3D”, declaró el ingeniero.

3dfactoryMX01Con esta tecnología el futuro de un mundo tridimensional llegó a la industria de la manufactura y los avances se acercan más a lograr fabricar cualquier objeto desde la comodidad de la casa.

“Esto es algo que llegó para quedarse y seguirse innovando, antes los proyectos académicos solamente los presentábamos en imágenes y ahora es algo real que se puede tener la idea, diseñar el modelo en la computadora y en cuestión de horas ya tener impreso el prototipo (…) Por ello para el sector académico es de gran ayuda y en el área de diseño, arquitectura, mecatrónica y medicina, para la producción de prototipos, ahora ya no es necesario mandar fabricar piezas de prototipos y esperar meses para tener el artículo, tan solo en horas se logra hacerlo realidad”, dijo Ramírez Cedillo.

 

Largo, ancho y alto

Con la intención de comercializar equipos más accesibles y que pueda crecer la tecnología sin limitaciones, los jóvenes
empresarios se dieron a la tarea de rediseñar los componentes internos de las impresoras, para mejorar sus prestaciones.3dfactoryMX01-impresora

“Mejoramos un modelo de impresoras que ya existe en Estados Unidos, por lo que fue una adaptación con componentes mecánicos y piezas más fáciles de reparar y que brindarán mayor volumen de impresión, lo que hicimos, en resumen, fue modificar el ensamble a la máquina impresora, para así poder dar soporte y cambiar refacciones”, señaló Uribe Hernández.

“Por eso nos asociamos también con una empresa extranjera fabricante de las impresoras SeeMeCNC y nosotros nos encargamos de comercializar esas impresoras con nuestras adaptaciones y son de menor costo a las que ya existen”, explicó.

A base de prueba y error es como ellos han ido evolucionando sus equipos para el proceso de impresión y que los usuarios puedan crecer en esta tecnología.

“Aparte de tener capacidades técnicas muy cercanas a las que cuestan cuatro mil dólares, tiene resoluciones muy altas y puedes imprimir objetos grandes”, dijo Ricardo Zablah.

Actualmente estas impresoras están diseñadas para piezas prototipo no para grandes volúmenes; sin embargo, se logran imprimir modelos en cuestión de horas y el costo de impresión es de un peso por minuto.

Tecnología FDM

Existen varios procesos distintos de impresión en 3D, actualmente el más popular, por su practicidad, eficiencia y costo, es el de Modelado de Deposición Fundida (FDM, por sus siglas en inglés), que utiliza una técnica aditiva en la cual la impresora va fundiendo de un estado sólido a líquido el material del cartucho que es un filamento termoplástico, para extrudirlo según rutas controladas por la computadora e ir formando un objeto.

El proceso de impresión por FDM usa dos materiales para ejecutar un trabajo: material de modelado, que constituye la pieza terminada, y el material de soporte, que actúa como estructura. Las celdas de material de la impresora 3D transmiten los filamentos de material al cabezal de impresión, que se mueve en coordenadas X e Y, a la vez que deposita el material para completar cada capa antes de que la base se mueva hacia abajo en el eje Z y comience la capa siguiente.

3dfactoryMX01-impresora02“El proceso de impresión en 3D consiste en diseñar un objeto con un software de modelación en tercera dimensión, exportarlo en un archivo y enviar la información a la máquina, que va inyectando el material por capas hasta formar la figura”.

“La tecnología FDM es la más empleada, debido a que las piezas impresas son más económicas y además también reducen el tiempo de fabricación, por lo que resultan ser de gran ayuda para el sector académico, ya que los estudiantes que desean crear prototipos para sus proyectos pueden tener piezas a muy bajo costo y en dimensiones muy precisas, además que tienen la ventaja de hacerle modificaciones a un menor costo”, refirió Ramírez Cedillo.

Actualmente 3D Factory MX incluye la consolidación de proyectos para nuevas empresas, estudiantes, industria y corporativos, además participan como expositores de impresión tridimensional en diferentes congresos nacionales.