Redacción//Divergente.info.- Autor de algunas de las bandas sonoras más famosas en la historia del cine, este 6 de julio Ennio Morricone falleció en la clínica romana en la que permanecía por complicaciones surgidas tras caerse, días atrás, y romperse el fémur.

Morricone cuenta con más de 500 temas musicales a lo largo de su carrera, que lo convirtieron en uno de los compositores más influyentes de la industria del cine.

Destacan su colaboración con el director italiano Sergio Leone en la realización de filmes del subgénero llamado Spaghetti westerns.

Aunque esto fue solo una pequeña parte de su carrera como compositor, ya que en su trayectoria destaca su gran versatilidad con cientos de trabajos para el cine y la televisión.

 

Reconocido por la Academia

Galardonado en 2007 con un Oscar honorífico por su carrera musical, se convirtió en el segundo compositor de partituras cinematográficas en recibir tal reconocimiento de la Academia de Cine de Hollywood.

En las entrevistas que se le hacían, Ennio Morricone solía decir que “trabajar para el cine ha sido una experiencia preciosa porque me dio la oportunidad de experimentar con mis ideas, escucharlas interpretadas por una orquesta para luego poder usarlas para un objetivo preciso”.

Una carta de despedida

Ennio dejó una carta de despedida, la cual fue leída en las puertas de la clínica Campus Bio Médico por su abogado y amigo Giorgio Asuma:

Yo, Ennio Morricone, he muerto. Lo anuncio así a todos los amigos que siempre me fueron cercanos y también a esos un poco lejanos que despido con gran afecto.

Pero un recuerdo particular es para Peppucio y Roberta, amigos fraternos muy presentes en estos últimos años de nuestra vida.

Hay solo una razón que me empuja a despedirme de este modo y a tener un funeral privado: no quiero molestar.

Saludo con mucho cariño a Ines, Laura, Sara, Enzo y Norbert por haber compartido conmigo y con mi familia gran parte de mi vida.

Quiero recordar con amor a mis hermanas Adriana, Maria y Franca y sus seres queridos y hacerles saber cuánto las quise.

Un saludo lleno, intenso, profundo a mis hijos Marco, Alessandra, Andrea y Giovanni, mi nuera Monica y a mis nietos, Francesca, Valentina, Francesco y Luca.

Espero que entiendan cuánto los he amado.

Por último, María (pero no última). A ella renuevo el amor extraordinario que nos ha mantenido juntos y que lamento abandonar.

A ella es mi más doloroso adiós.

Te compartimos una pequeña muestra del trabajo extraordinario de una de las leyendas del cine a nivel mundial:

El bueno, el malo y el feo (1966)

Por un puñado de dólares (1964)

Érase una vez en América (1984)

The hateful eight (2015)

Los Intocables (1987)