Redacción//Divergente.info.- Luego de un año de batalla contra una dura enfermedad, este miércoles falleció el músico y humorista Marcos Mundstock, miembro fundador y figura central de Les Luthiers, agrupación representativa e icónica de la risa universal.

En un comunicado, el grupo fundado durante 1967, dio a conocer que “después de más de un año de lidiar con un problema de salud que se tornó irreversible, nuestro compañero y amigo finalmente partió”.

Señaló que ahora cada uno de sus integrantes deberá “transitar el doloroso camino de aprender a convivir con su ausencia” y lo recordaron por su voz, única e inconfundible, y su presencia sobre el escenario.

“Nos quedará su profesionalismo, su autoexigencia, su ética de trabajo y su respeto extremo por el público, valores que todos compartimos y que el defendió desde el momento de la creación misma de Les Luthiers”, añade el comunicado.

En el comunicado, el grupo destaca el compañerismo que siempre supo compartir Mundstock, lo mismo dentro del grupo como también en su ámbito más familiar y de amistad, asimismo se resaltaron su inteligencia y respeto a las ideas ajenas, aun cuando no siempre las compartía.

Recordaron los tantos años compartidos en sociedad, compañerismo, los diferentes escenarios y países que conocieron gracias al arte del grupo.

“No podemos dejar de agradecer a la vida, y de sentirnos privilegiados de haber recorrido con él este tramo del camino”.

 

Vida y obra de un genio del humor

Nacido  en la provincia de Santa Fe, Argentina en 25 de mayo de 1942, Marcos Mundstock era conocido por su portentosa voz, su ingenio a la hora de los diálogos y la improvisación que daba pie a la carcajada.

Sus monólogos son memorables, en donde elegantemente vestido de frac y con una carpeta roja en la mano, relataba una historia con un inicio… del cual nadie podía adivinar el final… sólo él.

Se trataban de las historias de su creación, el maestro “Johan Sebastian Mastropiero”, y que Marcos —completamente imperturbable— aprovechaba para deambular de una idea a otra, sucesión de eslabones de una cadena que parecía no tener término, pero que finalmente regresaba a la idea original, no sin antes haber arrancado múltiples carcajadas.

Estudiante de ingeniería, desplegó su perfil artístico en un coro escolar, donde cruzó con Gerardo Masana, Jorge Maronna, Daniel Rabinovich y Carlos Núñez, con quienes fundaría Les Luthiers, agrupación que no tuvo fronteras para la música y el humor y dejó una herencia de risas durante décadas y a través de los cinco continentes.