Agencias//Ciudad de México

El emblemático festival de música alternativa en español llega a dos décadas de trayectoria con Caifanes, Café Tacvba, Enrique Bunbury y Los Tres, pero también con agrupaciones y artistas más jóvenes como Bomba Estéreo, Siddhartha y Ximena Sariñana, y bandas anglo como The 1975, Editors y Korn.

El caballo negro del Vive Latino 2019 es Liquits, que discretamente suma con esta, 11 participaciones en el festival, más que cualquier otra banda.

La diversidad es el principal fuerte de este evento, que surgió en respuesta a la falta de espacios para la música alternativa en los grandes foros de México. Ha crecido hasta convertirse en una cita obligatoria para melómanos de todas las edades, desde niños que acuden con sus padres por primera vez a un festival, hasta adultos mayores.

Por sus escenarios han pasado Gustavo Cerati, Los Tigres del Norte, Los Angeles Azules, Julieta Venegas y Gorillaz.

Su primera edición se realizó en 1998 y desde entonces se ha celebrado anualmente en el Foro Sol, a excepción de 1999 y 2002, cuando no se logró organizar. En las primeras ediciones tenían solo dos escenarios, pero para la cuarta, en 2003, ya se habían duplicado. En esa ocasión el público fue tan grande que la comida, el agua y la cerveza rápidamente se agotaron y la edición fue apodada como el Muere Latino.

 

Con los años se mejoró la logística y el festival incluso llegó a durar cuatro días. Las cosas han evolucionado al punto que ahora, por segundo año, la única forma de pago es la Cartera VL, un brazalete al que se le deposita saldo para comprar de manera segura en barras, puestos de comida y mercancía oficial. El festival cuenta también con una app oficial.

Ni la lluvia ni el sol han impedido que el público asista al Vive Latino, que también ha tenido guerra de basura, guerra de trozos de plástico arrancado por el público del piso y capas contra el agua improvisadas con alfombras. La aguerrida audiencia también ha abucheado a Natalia Lafourcade y a Bunbury (por no cantar éxitos de Héroes del Silencio).

“Me tocó ver a mucha gente que llegaron a bajar o que le gritaban, como a Panda, como a Dover… Se pudo pensar que a lo mejor hasta se podía cancelar el festival porque había una especie de agresión fuerte incluso entre el mismo público cuando se estaba aventando plásticos del suelo”, dijo Chava Rock, un periodista mexicano especializado en rock con 30 años de trayectoria, quien ha asistido al festival desde la primera edición.

Pero también ha habido momentos realmente emotivos, como el gran regreso de Caifanes en 2011 luego de 17 años separados y una edición que logró realizarse en 2009, pese a que se tuvo que cambiar la fecha por la gripe porcina que afectó al país y no permitía grandes aglomeraciones. Definitivamente muchas cosas han pasado por el Festival Iberoamericano de Cultura Musical. Y este año la historia continúa con más de 70 bandas y proyectos solistas.

“La gente ahora es más incluyente. En las primeras ediciones del Vive Latino era difícil pensar que hubiera una banda de cumbias o que hubiera un sonidero”, dijo Chava Rock.

“Creo que eso es una de las particularidades del festival, tener los oídos abiertos y los ojos bien puestos en lo que requiere la gente y en lo que está pidiendo y por eso el festival ha llegado a donde ha llegado en estos 20 años”.

El vigésimo aniversario del Vive coincide con otras importantes celebraciones de las bandas participantes. Café Tacvba, que recién grabó su segundo MTV Unplugged, festeja su trigésimo aniversario al igual que La Castañeda, Fobia y Santa Sabina, que rendirá homenaje a su fallecida vocalista Rita Guerrero. El Tri continúa la celebración de sus 50 años y Korn llegará para seguir la fiesta a dos décadas de lanzar su disco “Follow The Leader”. Cabe mencionar que Café Tacvba, La Castañeda y El Tri se presentaron en la primera edición del festival.

Nuevamente se instalará El Parque para niños, la carpa Ambulante de documentales, Casa Comedy con humor de stand up, así como puestos de disqueras independientes y El Tianguis Cultural del Chopo. Asimismo, se publicará un libro con la historia del festival.

Pero quizá lo que más ha causado expectativa es que, después de 20 años en los que los fans han llevado máscaras de luchadores al Vive Latino para bailar ska y slam, se instalará un cuadrilátero en el que habrá cuatro luchas por día y un título de campeonato en juego con Psycho Clown, La Parka, Lady Shani, Niño Hamburguesa y Averno entre los luchadores participantes.