Tras acusaciones de acoso, David Alan Harvey deja Magnum

Tras acusaciones de acoso, David Alan Harvey deja Magnum

by Divergente.Info


Agencias//Divergente.info.- Luego de las acusaciones de acoso sexual en contra del fotógrafo David Alan Harvey, en agosto del 2020, la Agencia Magnum tomó una decisión inédita: expulsar a uno de sus fotógrafos.

En primera instancia, se impuso una suspensión cautelar, y luego de una investigación, se dio la confirmación de que el reportero tendría que estar fuera de la agencia por un año.

Si bien, para algunos fue un castigo que, lejos de ser ejemplar, dejó muchas preguntas sin resolver.

¿Si se demostró la existencia de una “conducta inapropiada” e incluso se le recomendaba al fotógrafo llevar una terapia sobre acoso, por qué la sanción fue “tan pequeña”?

A casi un año de esta decisión, el fotógrafo David Alan Harvey anunció en su cuenta de Twitter que se va de la agencia.

 

 

En su publicación, Alan Harvey señala que ha dimitido de Magnum Photos y que solo tiene admiración por los fotógrafos de la agencia. Agradece “a los amigos que ha esperado a ver y escuchar la versión completa” y añade que “la confianza no será decepcionada”.

Por su parte, la agencia de fotografía publicó un comunicado breve en el que asegura que la decisión de expulsar al fotógrafo de forma permanente ya estaba tomada y que solo tenía que someterse a una última votación. Antes de ello, Harvey ha decidido renunciar.

 

 

En el centro de la polémica

El año pasado, David Alan Harvey fue protagonista de un caso de supuesto acoso sexual a una compañera.

Aunque parece hablarse de un caso concreto de acoso, según denuncia la fotógrafa Amanda Mustard, el comportamiento de Harvey era de sobra conocido en el sector.

Pasar por su apartamento como paso previo a revisar el portafolio de jóvenes fotógrafas era, según denuncia, una práctica común de Harvey y conocida por compañeros y por la propia agencia.

En enero pasado, un artículo de Columbia Journalism Review arrojó nuevas señales sobre la gravedad del asunto y sobre cómo Magnum había hecho oídos sordos durante más de una década.

Según relata Kristen Chick en el artículo, un total de 11 mujeres denunciaron el comportamiento de Alan Harvey durante los últimos trece años.

De hecho, se asegura que las primeras protestas de fotógrafas ante la actitud del reportero llegaron a los responsables de la agencia en 2009.

Hasta 2018 Magnum no publicó un código interno de conducta que desaprobaba, lógicamente, el acoso sexual. Aun así, tardó otros dos años en tomar cartas en el asunto de Alan Harvey.

Según los testimonios de mujeres recogidos por Columbia Journalism Review, el comportamiento del fotógrafo seguía un patrón similar: sus víctimas eran jóvenes fotógrafas, muchas de fuera de Estados Unidos, a las que ofrecía ser sus asistentes y ofrecía viajar con él.

A partir de esa relación, las propuestas descritas van desde insistir en compartir habitación, confianzas que provocaban situaciones incómodas, fotografiarlas sin su permiso o incluso masturbarse en una videoconferencia.

Muchas de ellas aseguran que no tardaron en darse cuenta que trabajar con Alan Harvey dañaban su reputación puesto que en el sector se daba por hecho que sus ayudantes mantenían relaciones sexuales con él.

Los nuevos datos, en realidad no eran nuevos para Magnum, tal y como se denuncia, llevaron a los responsables de la agencia a publicar un nuevo comunicado en el que se comprometen a investigar las acusaciones públicas y, de nuevo, la promesa de mejorar sus protocolos para evitar este tipo de conductas entre sus miembros.

Artículos relacionados

Leave a Comment

error: Contenido protegido