Por @Vlátido

Uno

Los teóricos de la literatura han identificado recurrencias en la construcción de los personajes que habitan las ficciones. Tanto Propp (Morfología del cuento, 1928) como el mismo Campbell (El héroe de las mil caras, 1972) sitúan al héroe y sus ayudantes, por citar solo dos, así como sus funciones en la historia que se narra.

            En estos días de Confinamiento, como muchos, he transitado de forma más marcada hacia un espacio confuso entre el deber y el placer. Mientras preparo alguna actividad para el trabajo miro una peli o una serie, y pienso de manera peregrina en la injusticia que rodea a esos seres de papel y celuloide (dos frases hechas y en extinción) que forjan su vida bajo las sombras, por muy fingidas que sean.

 

Dos

Gael García Bernal, el charolastra mayor, dirigió en 2019 la película Chicuarotes, disponible este año en Netflix. El filme trata de un par de jóvenes marginales, el Cagalera y el Moloteco, quienes para abandonar o aliviar su pobreza secuestran a un niño del mismo lugar que habitan.

            La acción propia de dos jóvenes desesperados se sale de control cuando la gente del pueblo se organiza para recuperar al menor; para mala suerte de los malhechores, son identificados. Mientras huyen del linchamiento que se ha organizado, uno de ellos, el ingenuo personaje secundario (el compinche), de quien más de un espectador, seguramente, sintió compasión, muere a balazos.

 

Tres

El gran Lebowski (1998) es una película escrita y dirigida por los hermanos Coen, cineastas de culto. La historia gira en torno a Jeff Lebowski, un jugador de boliche, desempleado y borracho. Sucede que, por confusión de identidad, pues se llama igual que un multimillonario, una banda criminal le exige el pago de un dinero que adeuda la esposa del otro Lebowski.

            Junto a sus compañeros de boliche, Donny (quien siempre se entera al final de las decisiones del equipo, mismas que acata sin cuestionamientos) y Walter (un veterano de guerra, que generalmente mal aconseja a Jeff), el Lebowski original, el gran Lebowski, decide extorsionar al otro Lebowski. Qué enredo, ¿no?

           En fin, que la historia cada vez se vuelve más compleja y absurda. En el entramado aparece un grupo de alemanes, los nihilistas, quienes también buscan extorsionar al millonario. En esa carrera se enfrentan al gran Lebowski y sus compañeros de boliche. Matan a uno de ellos, sí, es de suponerse, al encantador Donny.

 

Muerte chiquita

El buhonero se acerca, toca la puerta, ofrece la mercancía. Saca de su mochila libros, discos y revistas. Novedades y viejas ediciones. Originales y piratas.

            Escojo algunos libros, varias películas y discos de algunos grupos que siempre quise tener.

            Pienso entonces que algún día leeré y escucharé todo lo que me ha vendido, y que debo comprar otro librero.

 

Léeme en www.zzapping.blogspot.com

Tuiteo como @vlatido