Marcopolo Heam//Divergente.info.- En la Antigua San Bartolomé de los Llanos, en vísperas del día de San Sebastián salen Los Carrerantes, que montados a caballo y con su vestimenta tradicional  conmemoran a este santo, el cual da nombre a uno de los barrios de esta población.

A pesar de que lo más conocido por la gente externa a la población indígena tsotsil de Venustiano Carranza es la parte del recorrido por ciertas calles del pueblo y las carreras, existe todo un ritual que inicia desde tres días antes; ceremonia en la que regularmente ingresan las personas que participan en la misma.

En cada esquina, El larinero ejecuta su instrumento (clarín) el cual está adornado con listones de colores, quien acompañado del Banquin, el Alférez y los Principales (grupo de ancianos encargados de organizar las festividades religiosas del pueblo) lideran la avanzada con el singular sonido que efectúan los cascabeles que portan los caballos que se mezcla con el el tambor y pito.

‘Todo un ritual ceremonial’

En su libro Ráfagas RojasJorge Coello Avendaño explica que estos personajes corren en parejas que se forman con el cargo o la antigüedad del individuo, entre mayor sea la cantidad de participaciones en estas actividades y mayor el número de ocasiones que haya corrido, irá más adelante en el orden de salida, mismo que se respeta durante  todas las vueltas que se corren ese día.

Antes de emprender la última serie de carreras, los partícipes se sientan a comer por lo regular la “comida del carrerante” que es arroz con puerco. 

“La comida que se sirve pueden consumirla todos los presentes, las mujeres se ubican en un lugar y son las que por lo común entregan a los Il Ka o los Alguaciles, los platos y las bebidas para que ellos lo coloquen a los pies de todos los personajes que se encuentran acomodados en dos líneas en las que se sitúan en orden de importancia: los Principales, los Músicos y los Carrerantes“.

El autor también explica que esta ceremonia se hace en rememoración de la llegada de los españoles “por eso entran corriendo a caballo, no es una danza, ni carreras, es todo un ritual ceremonial. 

Colores en los trajes

El traje rojo significa la sangre, que algunos atribuyen a la que derramaron los españoles durante la conquista y otros a la de los santos, en su martirio San Sebastián, torturado con flechas; San Pedro torturado con hacha y San Bartolomé que fue desollado; el color negro representa la muerte, unos dicen que de los santos y otros de los indígenas durante la conquista.

Los carrerantes salen en las vísperas de los santos San Sebastián en el mes de enero, San Pedro en abril y San Bartolomé en agosto; en junio varía un poco ya que ahí sale lo que llaman el “Carrerante blanco” para festejar a San Juan Bautista.