“La muerte es el enemigo, el primer enemigo y el último. El enemigo que siempre gana, y aun así debemos combatirlo”.

-Beric Dondarrion

Ana Castro.- El primer encuentro entre Jon y el Rey de la Noche se dio dos temporadas atrás pero ahora, no solo el invierno está asechando Westeros, la tan esperada guerra entre los White Walkers y los habitantes de El Norte está más cerca que nunca.

Cinco capítulos nos han bastado para hacer que las entrañas se nos revuelvan y la cabeza nos estalle con un sinfín de preguntas respecto al futuro de nuestros queridos personajes.

Dany ya llegó a Dragonstone y parece que ya quedó flechada por la sapiencia del King in the North. Por su parte, Jon Snow ha obtenido su tan anhelado vidriagón y ahora se dirige con su escuadrón a Guardiaoriente.

Cersei ya perdió a tres, pero va por un cuarto hijo, y por conservar todo el continente aun cuando eso implicó sacrificar por un rato a Casterly Rock.

Jaime sigue debiéndole la vida a alguien más y en está ocasión Bronn evitó que el aliento de fuego de Drogon hiciera cenizas al rubio caballero.

Por su parte, Samwell cansado de reescribir libros y pergaminos, recoger popos de maestres y ser objeto de incredulidades de los mismos, ante su intento por demostrar que el ejército de los muertos es real, decidió abandonar La Citadel y con ello su sueño de ser “maestre”, no sin antes extraer algunos textos y documentos de la biblioteca que podrían ayudarle a él y a Jon, a descubrir cómo derrotar al “Rey de la Noche” y compañía. Lo que al parecer el único Tarly varón que queda en el mundo no notó es que, Gilly ha hecho una gran revelación, y para nosotros los fans confirmación, al leer una de las notas del Alto Septon Maynard que reafirma la R+L=J.

Mientras tanto las cosas en Winterfell se ponen cada vez más de “miedo”, y todo apunta a que Littlefinger le ha tendido una trampa a Arya, veamos si la pequeña es fácil de engañar o Baelish el siguiente en perder la cabeza a manos de la joven Stark.

En cuanto a Sansa, pese a todo lo que le ha tocado vivir parece no haber aprendido mucho pues sigue regando el tepache por todo Invernalia, no importa cuando leas esto. Aunque todo apunta a que habrá un enfrentamiento entre ella y Arya que quizá en “Eastwatch” comenzó ya.

El regreso que nadie esperaba, o al menos no la mayoría, y podría ser un personaje clave dentro de la historia, lo marcó el bastardo de nuestro gordito y ya fallecido, Robert Baratheon, Gendry, quien al parecer también alberga el gusto por el martillo como su padre; se unirá a Jon en su lucha suicida.

Pequeñas miraditas por parte de la Madre de Dragones hacia Snow se dejaron ver, ¿será acaso que el señor Martin nos hará la buena de “los siete dioses” y habrá romance intenso ahí?

Muchas son las dudas y preguntas que invaden nuestras mentes con cada capítulo, y aun con todo y filtraciones y hackeos, HBO sigue haciendo de su GoT la reina de los domingos.

Pero lo cierto en todo esto es que el capítulo del próximo domingo desvelará lo que hemos esperado durante siete temporadas, 65 episodios y seis años: ¡la verdadera guerra está aquí! -que las reinas se rompan las medias entre ellas- mientras que Jon Snow, Tormund, Beric Dondarrion, Gendry Waters, Ser Jorah Mormont, Sandor Clegane y Thoros de Myr van tras la captura de un caminante blanco.

Dos capítulos más y luego a esperar. ¡Por los siete reinos. Que alguien les mande un dragoncito o algo a estos valientes guerreros o se nos van a morir!