Divergente.info.- El pasado 1 de noviembre, asociaciones y grupos civiles, familiares y personas afines se manifestaron contra la inseguridad y la violencia que ha ganado terreno en el estado. La Marcha de las Catrinas se realizó con la intención de visibilizar y homenajear a mujeres que han sido víctimas de feminicidio y para exigir justicia y seguridad a los gobernantes.

La marcha se convocó en el Parque de la Juventud a las 17:00 horas, punto donde se congreraron ciudadanos cansados de la inseguridad que impera en las calles de Tuxtla Gutiérrez y otros municipios del estado, de ahí partió hacia la 7a Sur y 5a Poniente, donde se encuentra el mural en homenaje a Nadia Vera, Kimberly Albores y Tatiana Trujillo. Familiares dedicaron algunas palabras, hubo un acompañamiento musical, colocaron algunas veladores y activistas leyeron textos exponiendo el hartazgo ante la situación de inseguridad.

Posteriormente continuaron el recorrido al altar ubicado en el mural de Ruby Akemi en la 2a  Sur y 2a Poniente, donde también realizaron algunas actividades.

Hay que destacar que hasta la fecha se han contabilizado 46 feminicidios y 10 transfeminicidios, por lo que las activistas pidieron que se lance una alerta de género. 

Esta marcha se realizó simultáneamente en San Cristóbal de Las Casas y Comitán, así como en otros estados del país.

Participaron las asociaciones Voces Feministas, Observatorio de Violencia de Género en Chiapas y el Frente Feminista, así como ciudadanos que exigen justicia.