Por Víctor Molina/Divergente.info.- No soy fotógrafo, tampoco soy escritor. Tengo una manía de caminar, de leer con mis pies las calles. La tecnología ha posibilitado que ahora con un teléfono móvil se puedan registrar momentos que, de otra forma no sería posible conocer.

Eso hago, camino, camino mucho y en cuanto encuentro algo llamativo, algo que captura mi atención, simplemente lo registro con mi teléfono (a falta de una herramienta mejor)…

Un día conocí la obra de Nacho López, fotoensayista (no le gustaba el término fotoreportero) y me llamó la atención su idea de entender la fotografía y el registro del momento. Eso hago, recorrer la ciudad y registrar momentos de mí día a día. Vivo en la ciudad y soy peatón, andante, soy un urbano-andante, palabra que da nombre a esta aportación.

Ignacio López Bocanegra, es mejor conocido en el mundo del fotoperiodismo como Nacho López.
Originario de Tampico, Tamaulipas, demostró en sus imágenes la cara del México común, dejando de lado la corriente del México exótico de esa época (los 50’s).

Nacho López Planteó como técnica los “foto ensayos” que publicaba en revistas y periódicos.
Documentaba a la urbe, a su gente, a sus situaciones que podrían resultar comunes para quienes transitaran por la calle. Retrató el día a día de “los de abajo”, del obrero, del peatón, del comerciante, del ambulante, de la arquitectura de la época… su trayectoria como fotoperiodista fue corta pero su legado e influencia decisiva y acertada.

Va pues, este Urban@ndante a manera de presentación y como homenaje a Nacho López.